ES / EN
 

Monlau Repsol Technical School crea su propia motocicleta de Moto3

Después de 9 meses de trabajo, los alumnos del Máster en Ingeniería de Competición han visto rodar la moto diseñada por ellos mismos bajo la supervisión de los ingenieros Alberto Garzón, Xavi Palacín y Xavi Soldevila.

Sergio Jara y Víctor Carrasco han sido los encargados de pilotarla por primera vez este miércoles en el Circuit de Barcelona-Catalunya.

El proyecto ha sido posible gracias a la beca Repsol y a la ayuda de diversos colaboradores técnicos.

Master_Moto3_web

Catorce estudiantes del Máster en Ingeniería de Competición de Monlau Repsol Technical School han diseñado una motocicleta según el reglamento del FIM CEV Repsol de Moto3 como proyecto de final de curso. El modelo, con chasis y airbox Monlau, ha dado sus primeras vueltas en el Circuit de Barcelona-Catalunya, pilotado por Sergio Jara y Víctor Carrasco. Ha sido la culminación de un gran trabajo de equipo y muchas horas de dedicación hasta conseguir llevar la moto del ordenador a la pista.

Este ambicioso proyecto ha tenido como objetivo mejorar la Honda 250 NSF estándar de Moto3. Para conseguirlo, los estudiantes han creado un nuevo chasis, un subchasis, un nuevo airbox y una entrada de aire optimizada. Han optado por un chasis tubular de acero, lo que ha obligado a un rediseño radical de numerosos componentes de la moto y a la reubicación de algunos otros como la araña, la suspensión trasera o la caja de batería. En total, se han tenido que fabricar expresamente 153 piezas.

El equipo de alumnos del Máster en Ingeniería de Competición de Monlau Repsol Technical School que ha creado la motocicleta ha sido coordinado por Alberto Garzón (ingeniero de pista de Monlau), Xavi Soldevila (ingeniero de HRC) y Xavi Palacín (jefe de mecánicos de Álex Márquez en el Mundial de Moto3) que ejercen de profesores en la prestigiosa escuela de formación barcelonesa. La implicación del centro ha sido máxima, así como de los profesionales de la Copa de España de Velocidad y del FIM CEV Repsol.

Una vez diseñado el modelo, se procedió a la fabricación total y, después de nueve meses de trabajo, este miércoles por fin ha tenido lugar el primer test en Montmeló. En medio de una gran expectación, los autores han presentado el prototipo ante 130 alumnos de Iniciación, primero y segundo de Mecánica de Competición de Motociclismo de Monlau Repsol Technical School.

El ingeniero Xavi Palacín, con una dilatada experiencia en el Mundial de MotoGP, reconoce que “ha sido un proceso largo y difícil, pero muy enriquecedor para alumnos y profesores. Hoy en día es muy difícil diseñar un chasis y un airbox incluso estando dentro de la competición. Ha sido una gran oportunidad para todos y el resultado final, realmente positivo”.

Alberto Garzón, ingeniero que ha coordinado todo el proyecto y ex alumno de la segunda edición del Máster, afirma que “es la primera vez que el proyecto final se hace realidad en pista. No es lo mismo crear un chasis en un plano o en una maqueta que construirlo de verdad y probarlo en pista como si de un test de MotoGP se tratara. Ello aporta un valor docente al alumno que de otra forma sería imposible de transmitir”.

Juan Ignacio ‘Tacho’ Domenech, uno de los estudiantes del Máster en Ingeniería de Competición de Monlau Repsol Technical School confiesa que “construir una Moto3 y probarla en el Circuit de Barcelona-Catalunya es una experiencia única. Después de 9 meses de duro trabajo, hace mucha ilusión verla rodar. No hubiéramos llegado a este momento sin la ayuda de todos los profesores de Monlau, los proveedores y, por supuesto, sin la beca Repsol”.

Su compañero Álvaro Pérez, añadía que “hemos sufrido para llegar hasta este día, pero ha valido la pena porque por el camino hemos aprendido mucho y nos consideramos unos auténticos privilegiados. Todos estamos súper contentos de ver rodar nuestra moto en el Circuit y ahora el sueño final sería verla algún día en una carrera”.

El primero en pilotarla ha sido Sergio Jara, ex piloto y profesor y técnico de Monlau Repsol Technical School, quien subrayaba el potencial de la nueva motocicleta y se mostraba orgulloso de haber sido el elegido para su estreno: “Me considero un privilegiado y, la verdad, es que me ha sorprendido por su rendimiento y funcionamiento en pista, en algunos aspectos, incluso mejor que la Honda 250 NSF. Es sólo un embrión, pero apunta muy buenas maneras”.

La materialización del proyecto ha sido posible gracias a la beca Repsol, impulsora principal de la iniciativa, y a los diversos colaboradores técnicos implicados. La motocicleta, junto al kart diseñado por otro grupo de alumnos del Máster en Ingeniería de Competición de Monlau Repsol Technical School, ocupará un lugar preferencial en la ceremonia de graduación del próximo 11 de diciembre en la sede del departamento de competición de la escuela en Montcada i Reixac.

previous post: Brillante final de temporada para Monlau Repsol Technical School en MotorLand
next post: ¿Te gustaría ser mecánico de competición? ¡Infórmate ya!